Óxido de cinc en la cerámica: todo son ventajas

Las aplicaciones imprescindibles del ZnO en el caucho
junio 2, 2018
El ZnO presenta nuevas oportunidades al ser incluido en celdas solares con grafeno
julio 11, 2018
Mostrar todos
Dentro de los sectores cerámicos (recubrimientos y sanitarios) tenemos que decir que el ZnO es básico para la formulación de esmaltes cerámicos y en diversas variantes de cocción.

¿Qué obtenemos añadiendo este óxido a los materiales cerámicos?

Entre otras cosas incrementamos la capacidad calorífica de la mezcla. Igualmente, cuando queremos cierto grado de conductividad eléctrica es un aditivo que no puede faltar en la formulación. También hace que el rango de temperaturas para las cuales una composición es estable se amplíe fácilmente. Otra buena cualidad que aporta el óxido de zinc a las composiciones es el de mantener baja la expansión térmica.

No solo se recurre al ZnO por estos factores internos de comportamiento que aportan a la cerámica también es interesante por sus propiedades de un modo secundario que imprime a los barnices y esmaltes que se usan en la industria de la cerámica.
Si queremos que el cambio de viscosidad no afecte a proceso de la cocción y evitar que aparezcan grietas cuando se requiere una cocción sevea, el aditivo más demandado es nuestro óxido de ZINCTIMAL. Una buena luminosidad y acabado es difícil de conseguir a través del uso de otras materias primas u otras técnicas. Si lo que queremos es una superficie sin mucho brillo o incluso mate no hay nada más que aumentar la molalidad de la mezcla con ZnO para lograrlo.

Hay que decir que hay sales y otros óxidos con los que se pueden obtener y controlar el color y tonalidad a placer. Con el óxido de zinc esto no se puede hacer. Ello lo vuelve interesante en los casos en los que se buscan matices random de extrema naturalidad, sin que exista un patrón predecible en la destonificación.